"Cargando..."

Blog

¿Merece la pena el gasoil caro o no?

Con una diferencia de precio que supera el 10% entre el gasóleo normal y los especiales (cada petrolera los nombra de una manera), hay que pensarse muy mucho si compensa o no este gasto extra. Aunque es cierto que mejora el rendimiento, hay otros inconvenientes además del precio.

¿Merece la pena el gasóleo caro o no?5

Diésel PlusDiésel E10+Diésel V-Power… lo pueden llamar de mil maneras, pero, en el fondo, la mayoría los distinguimos por el gasoil caro o el normal. Al igual que con la gasolina de 98 o de 95, a muchos conductores se les plantea la duda sobre cuál de estos combustibles utilizar en su coche diésel y saber si merece la pena el gasóleo caro o no.

En la publicidad de muchas gasolineras te hablan de un menor consumo de combustible, más potencia y otros beneficios para la mecánica,  especialmente para evitar averías en los filtros antipartículas diésel. No es que esta publicidad mienta, pero son verdades a medias y la realidad es que no suele merecer la pena el uso de diésel caro.

Sí, es cierto que con el gasóleo especial el coche gasta menos. Yo he conseguido diferencias de consumo en mis pruebas  de entre el 5 y el 8%. Sin embargo, esto no supone un ahorro neto, ya que la diferencia de consumo a favor del combustible más caro es claramente inferior a la diferencia de precio entre éste y el normal. Es decir, aunque gastemos un 8% menos de gasóleo, seguimos pagando entre un 10 y un 15% más por cada litro, de modo que en el neto seguimos pagando entre un 2 y un 10 por ciento más por cada kilómetro recorrido.

También es cierto que el gasoil caro mejora el rendimiento del motor y ganamos algo de potencia, aunque no tanta como el “efecto placebo” después de haber pagado más por llenar el depósito.

La principal ventaja está en los coches que montan filtro antipartículas en el sistema de gases de escape. El diésel especial provoca más calor al arder y, al estar más refinado, genera menos residuos en su combustión. Estos dos factores reducen las probabilidades de sufrir averías en el filtro -conocido como FAP o DPF- pero, a cambio, surgen nuevos inconvenientes.

El gasóleo caro puede generar averías

Merece la pena el gasóleo caro o no5
La bomba de alta presión y los inyectores se desgastan rápidamente al empeorar la lubricación.

Si alguna vez te has manchado las manos con gasóleo mientras echas combustible en una gasolinera, notarás que tarda muchísimo en irse el olor de la piel y que, además, tiene un tacto aceitoso. En efecto, el gasóleo tiene ciertas propiedades lubricantes. La gasolina es todo lo contrario, se evapora rápidamente y no deja ese tacto untuoso.

El gasóleo caro es un combustible más refinado que el normal y está casi a medio camino entre el diésel normal y la gasolina. Sus propiedades lubricantes son muy inferiores y esto acorta drásticamente la vida de elementos que están en contacto directo con el combustible y que deben ser lubricados por él.

Piezas como la bomba de alta presión, los inyectores, la válvula de regulación de presión de rail… son más propensos a estropearse si utilizamos el diésel caro que el normal. Es más, si nuestro coche tiene algunos años y no es common rail sino que monta bombas de inyección (especialmente las Bosch VP44), utilizar este tipo de combustible es comprar todas las papeletas para un fallo mecánico.

Para hacernos una idea del precio de las averías que podemos provocar por la peor lubricación de este combustible, un inyector de un motor diésel actual tiene un precio unitario (lleva uno en cada cilindro) que supera los 800 euros en la mayoría de modelos.

La conclusión, igual que en el reportaje sobre si era mejor la gasolina de 98 o la de 95, es que no compensa pagar más por el diésel especial. Mi consejo es que sólo lo uses si vas a hacer un viaje largo o con el coche cargado y te puede interesar esa pequeña ventaja de rendimiento, pero que procures utilizar con más frecuencia el gasóleo normal y, si tu coche no es common rail y su sistema de inyección es por bomba inyectora, mejor no utilizarlo nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *